Estudio de académico Pablo Marshall propone nueva fórmula del modelo de contagio de COVID-19

El coronavirus ha producido un efecto muy significativo en la vida de las personas y en la economía de muchos países, lo que ha generado una controversia entre la necesidad de establecer cuarentenas y otras medidas de distanciamiento social para proteger la salud de las personas y la necesidad de volver a reactivar la económica. Pero ¿qué puede hacer la ciencia para adelantarse a la propagación de virus y así crear las políticas necesarias para reducir al máximo el impacto de la pandemia?

Esta es una pregunta que responde el estudio realizado por el académico de la Escuela de Administración de la UC, Pablo Marshall, quien trabajó en el diseño de un estudio que propone y aplica un modelo contagio para describir la evolución de las personas infectadas por coronavirus y así medir el efecto de la cuarentena en el número de personas contagiadas.

En la investigación se analizan dos hipótesis para determinar el impacto de la cuarentena: la primera es que el confinamiento disminuye la tasa de contagio retrasando los nuevos contagios en el tiempo sin modificar el total de estos al final de la ola, mientras que la segunda establece que en cuarentena disminuye la población infectada.

Con los datos necesarios para una muestra de 10 comunas en Santiago de Chile, se obtuvo un modelo que describe de manera muy precisa la evolución de los contagios a nivel de comuna, es decir, que la cuarentena reduce de manera significativa la tasa de contagio, evitando todo peak que pueda colapsar el sistema de salud. Así mismo indica que en las comunas de más altos niveles socio económicos tienen una menor tasa de contagio, por lo tanto, siendo, en estos casos, el confinamiento es más efectivo. De acuerdo a Pablo Marshall: “La cuarentena, en la mayoría de las comunas, no reduce el total de contagiados en la ola, sólo reduce la tasa a la cual la población se contagian.”

Ante esta situación, ¿qué deberían hacer las autoridades?  El investigador propone que “se deberían considerar tres elementos que ocurren en la actualidad: la situación en Londres y otras ciudades europeas, donde el rebrote corresponde a una cepa distinta más contagiosa. A esto se suma el relajo de la población en Chile, y, por último, que las personas creen que con la vacuna se resuelve todo, pero la vacuna demorará varios meses en aplicarse a toda la población. En todo ese contexto la autoridad tiene que gestionar eso para que la salud física y mental no se vea perjudicada de forma que no aumenten los contagios y las muertes”, dijo.

Puedes revisar el estudio completo aquí.

Compartir

Noticias relacionadas

Verónica Vásquez: "No es lo mismo ser jefe que líder"

Verónica Vásquez: "No es lo mismo ser jefe que líder"

Julio Pertuzé: Innovación y emprendimiento en el MBA-UC

Julio Pertuzé: Innovación y emprendimiento en el MBA-UC

José Tessada modera panel sobre nuevas exigencias de información para las empresas, organizado por la SOFOFA, la CMF y el CGC UC, del que es director

José Tessada modera panel sobre nuevas exigencias de información para las empresas, organizado por la SOFOFA, la CMF y el CGC UC, del que es director