Salvador Rus, profesor Universidad de León, España

Las empresas familiares que evolucionan en el tiempo y consiguen armonizar las distintas tendencias e intereses de las partes involucradas, sobreviven; las que no lo logran, en mediano o corto plazo desaparecen.