checkclose coaching conocimiento earth facebook formacion formacion2 jobs left-quote linkedin linkedin2 magnifier next paper play-circle play plus preparacion press prev quote triple twitter zoom

Columna de Mauricio Larraín en el Diario Financiero: “Señoras y señores, la Comisión”.

El primero de junio se producirá un cambio importante para el mercado financiero chileno: la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) se fusionará con la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF). De este modo, la CMF se convertirá en un regulador financiero integrado, encargado de supervisar los mercados de valores, seguros y bancario.

Este cambio representa una modernización importante, en línea con la tendencia global de dejar de lado los esquemas supervisores por sectores, que fortalece la regulación y supervisión financiera en Chile. El objetivo último del cambio es propiciar un mercado financiero más solvente y transparente, lo que potencia el desarrollo económico del país.

La Comisión fiscalizará casi un 75% del total de los activos financieros supervisados en el país. Esta consolidación viene precedida de una importante mejora en la gobernanza que se materializó a comienzos del año pasado con la creación de la CMF.

Este cambio significó pasar de una institución regulatoria unipersonal, liderada por un Superintendente de exclusiva confianza del Ejecutivo, a un organismo colegiado liderado por un Consejo, con mayor grado de autonomía e independencia.

Contar con un regulador financiero integrado ofrece múltiples ventajas. Primero, permite tener una visión sistémica del mercado financiero, algo particularmente valioso en un sector que se ha vuelto más complejo e interconectado. Segundo, permite una fiscalización más robusta de los conglomerados financieros.

Tercero, ayudará a reducir asimetrías regulatorias entre sectores, asegurando requisitos similares para riesgos similares. Cuarto, la integración permitirá aprovechar sinergias y mejores prácticas en las labores de supervisión. Finalmente, se producirá una mejor rendición de cuentas, al concentrar las responsabilidades de una parte importante del mercado en una sola institución.

La Comisión lleva un año preparándose para la integración. Los objetivos establecidos por el equipo directivo para la primera fase del proceso fueron garantizar la absoluta continuidad en las funciones de regulación y supervisión; acotar la incertidumbre del mercado y personal de ambas instituciones; y construir las bases sobre las cuales ir materializando los beneficios de la integración en el mediano plazo. Por otra parte, se estableció como prioridad integrar las plataformas de atención al público de ambas instituciones, para facilitar el acceso de los usuarios a los servicios que brinda la CMF. Para cumplir con estos objetivos, se creó una fuerza de tarea y se está contratando el apoyo de una consultora especializada.

Finalmente, la Comisión ya viene trabajando en conjunto con la SBIF en la preparación de las normas que implementarán los estándares regulatorios de Basilea III, cuya adopción hará que la banca chilena sea más sólida, en un marco consistente con los estándares globales de regulación y supervisión.

Aquí puedes revisar la columna completa del profesor Mauricio Larraín en el Diario Financiero.