checkclose coaching conocimiento earth facebook formacion formacion2 jobs left-quote linkedin linkedin2 magnifier next paper play-circle play plus preparacion press prev quote triple twitter zoom

Sergio Valenzuela: “El desafío de la diversidad es cómo lograr que las personas se sientan incluidas en las organizaciones”.

Sergio Valenzuela, profesor de la Escuela de Psicología y Administración de la Universidad Católica, es experto en materias relacionadas con el comportamiento organizacional y las métricas de recursos humanos en las organizaciones. Sus intereses de investigación son la gestión de la diversidad y la inclusión de las personas al interior de las empresas.

La diversidad no es buena, ni mala en el trabajo.

La diversidad en el trabajo, según Valenzuela, es un tema interesante para los campos de la psicología, el comportamiento organizacional y la gestión de personas. “Los contextos de trabajo son diversos en términos de género, edad, etnia, nacionalidad y personalidad. Esta realidad exige conocimientos y prácticas para obtener beneficios y optimizar la diversidad de las personas en el trabajo. Un desafío específico es cómo lograr que la gente se sienta incluida en las organizaciones. La diversidad en el trabajo no es buena ni mala de antemano, es un fenómeno que debe ser estudiado y gestionado”, asegura.

La innovación es un proceso mental a menudo asociado a la creatividad.

Investigadores, gerentes y autoridades gubernamentales hablan sobre los beneficios de la innovación y su importancia para los países desarrollados. Las universidades estudian la innovación de diferentes campos, tales como la administración de empresas, sociología, psicología y economía.

Valenzuela señala que “la innovación tiene al menos tres dimensiones importantes”.

En primer lugar, hay una dimensión individual. La innovación es un proceso mental a menudo asociado a la creatividad. “La innovación podría entenderse como la capacidad de las personas para producir ideas o crear nuevas invenciones tales como productos, métodos, tecnología y soluciones originales. En esta dimensión hay conceptos importantes como la creatividad y el espíritu emprendedor que son estudiados principalmente por psicólogos y profesionales en el campo de la gestión”, afirma el académico de la Escuela de Psicología UC.

Una segunda dimensión de la innovación es la innovación organizacional (OI). Este concepto se relaciona con las condiciones organizativas que representan facilidades u obstáculos para realizar innovaciones en las empresas. “Por ejemplo, una empresa podría tener gente creativa, pero no ser una empresa innovadora”, reflexiona.

“Para ser innovadores son necesarias algunas condiciones organizativas importantes, tales como un liderazgo efectivo de los directivos, equipos de trabajo potenciados, una estructura organizativa adecuada y políticas de la empresa para reforzar la innovación. Hay que crear una cultura organizacional basada en creencias, valores y comportamiento organizacional alineados con una estrategia de negocio innovadora”, dice.

Un tercer aspecto es la dimensión política de la innovación. Valenzuela cree que “es posible reconocer el sistema empresarial como el lugar donde se expresa la innovación. Es decir, el mercado y el intercambio entre empresas. Este sistema se compone de diferentes actores que interactúan entre sí bajo algunas reglas de juego y la legislación vigente”.

“Conceptos como el mercado, regulaciones, competitividad y crecimiento económico son elementos clave para comprender la dimensión política de las innovaciones”, indica.

Valenzuela, académico de la Escuela de Administración UC, sostiene que la innovación tiene tres dimensiones importantes que pueden ser estudiadas. “Esta realidad no sólo exige un estudio integrado de la innovación para comprender su complejidad, sino que también requiere intervenciones en diferentes niveles para impactar en las dimensiones individuales, organizativas y políticas de la innovación”.

Fuente: Sergio Valenzuela Ibarra