checkclose coaching conocimiento earth facebook formacion formacion2 jobs left-quote linkedin linkedin2 magnifier next paper play-circle play plus preparacion press prev quote triple twitter zoom

Management Intercultural: “Las diferencias culturales en un mundo globalizado”.

En un mundo conectado por los medios de comunicación y la tecnología, con fácil desplazamiento de personas de un lugar a otro y la adopción de costumbres de culturas diferentes nos da la impresión de que las culturas se han globalizado y que las diferencias se han reducido.

Hoy en día podemos comer sushi en cualquier lugar del planeta. El yoga y mindfulness, prácticas milenarias en culturas orientales, se han expandido por el mundo. El uso de un idioma común para comunicarnos con una persona de otra cultura nos da la sensación de cercanía y conexión. No obstante, todo lo anterior es una falsa impresión de conocimiento y acercamiento.

Las culturas tienen una parte visible que se observa fácilmente, tales como las costumbres, las características físicas, los comportamientos y hábitos, las maneras de cómo las personas se visten, comen y se divierten en la vida social. Estos son elementos que con el tiempo se han ido “globalizando”. Pero, el núcleo de una cultura está compuesto por sus valores, creencias, motivaciones y comportamientos profundos. Eso es lo que diferencia a un grupo de personas de una cultura de otra.

En el mundo de los negocios, usar los elementos visibles y las reglas de etiqueta asociadas a esa cultura, puede ser un buen punto de partida como estrategia de acercamiento. Sin embargo, esto no asegura una relación de entendimiento fructífera a largo plazo.

El conocimiento y la comprensión de elementos invisibles tales como proceso de toma de decisiones, estilo de liderazgo utilizados habitualmente, formas y estilos de comunicación, manejo de las emociones, la noción de tiempo y urgencias. Sin duda, es lo que un profesional que tiene que trabajar o negociar con culturas diferentes debería conocer para entablar relaciones que resulten en beneficio de sus objetivos y los objetivos de su organización.

Entender las diferencias culturales es el primer paso. Pero hay que aprovechar esas diferencias para crear sinergias, complementariedad, creatividad e innovación. Ese es el camino seguro para la creación de valor en las organizaciones, en las empresas y organizaciones que trabajan más allá de sus fronteras.

Desarrollando “Inteligencia Cultural: la capacidad de adaptarse y actuar con eficacia ante diferentes desafíos y contextos culturales” permitirá que las organizaciones puedan optimizar el rendimiento de sus recursos humanos y por consecuencia aumentar sus resultados.

Esta columna fue escrita por la experta Verónica De la Fuente, quien participará en el curso de “Management Intercultural: Desarrollo de habilidades directivas en entornos interculturales”, organizado por el Centro Desarrollo Directivo UC.

De la Fuente ha realizado sus actividades profesionales en Brasil y Suiza, donde ha trabajado con un gran número de empresas multinacionales y organizaciones extranjeras. Es coach certificada por la ICF (International Coaching Federation).